Inicio¿Quiénes somos?Miembros honorariosAbadía del SacromonteVida en la Abadíagaleria imágenesNoticias
Inicio / Abadía del Sacromonte / Fundación Abadía

Fundación de la Abadía

Lo que realmente pertenece al campo de lo constatable históricamente, son los “frutos” que surgieron de tales hechos. La historia moderna de Granada no se entiende sin la existencia del episodio sacromontano.

La fundación de su Abadía

Esta institución, cuatro veces centenaria, ha desarrollado una triple función a lo largo de tan dilatado tiempo.

Cultual: Nació para el culto a los mártires. Es una Colegiata con un culto solemne y el cultivo especialísimo de la devoción eucarística y mariana, su doble cimentación según las constituciones. Con esta finalidad religiosa el Arzobispo creó el Colegio-Seminario Conciliar. Las gentes de Granada subían a la Abadía como un centro de peregrinación, para orientarse en la práctica de la vida cristiana.

Docente: El colegio-seminario tridentino se convirtió en colegio de Filósofos y Teólogos, por concesión de Gregorio XV en 1681. Dotado de cátedras importantes, destacaron profesores eminentes que llegaron a ser en gran número rectores de la Universidad y muchos de ellos Obispos. Dada la fama alcanzada, por un Breve de Benedicto XIV en 1752 y una cédula Real de Fernando VI la concesión de los estudios de canónico se amplía a los dos derechos. Por tanto, desde 1.753 a 1.845 (durante 92 años), fue Facultad de Derecho. La suprime Gil de Zárate y se restablece desde 1.896 a 1.902, año en que la suprime el Conde de Romanones. 

En esta época el Cabildo levanta el imponente edificio llamado Colegio Nuevo. Ha venido funcionando como .Colegio de 2ª Enseñanza hasta 1.975. Este edificio, de gusto francés, situado en el oeste de la Abadía, con vistas a la ciudad, vega y sierra, de gran amplitud, venía siendo rehabilitado durante años para ser centro de convenciones, congresos y espiritualidad. Un desgraciado incendio ocurrido el 21 de Septiembre del año 2000 ha echado por alto años de trabajo, una cuantiosa inversión a través de las modalidades de Escuelas-taller y los proyectos que se acariciaban.

Misionera: Los canónigos, por constituciones, tenían que salir a misionar a los pueblos de la diócesis, sin que supusiera carga alguna para la parroquia misionada. Ellos mismos se proveían de la comida. Hay un libro manuscrito llamado de Misiones que da cuenta de estas tareas apostólicas.

CURIA METROPOLITANA. Plaza de Alonso Cano, 1 • 18001 Granada • tel.: 958 216 323
amigosabadiasacromonte@gmail.com